Artesanía de la Palma

Artesanía de la Palma

El origen de esta antiquísima  tipología artesanal tiene su razón de ser en la Procesión de Domingo de Ramos, en la que se conmemora la entrada triunfal de Cristo en Jerusalén. Esta fiesta ha perdurado en el calendario cristiano, dando lugar a ricas tradiciones, con las plantas ocupando un lugar destacado en la liturgia de aplicaciones rituales, principalmente la palma blanca, objeto de composiciones artesanales muy elaboradas que acompañan a las procesiones de Semana Santa.

Callosa de Segura, dentro de su enorme riqueza artesanal, cuenta con diversos productos artesanos que constituyen la representación de sus manufacturas típicas, desde la artesanía del cáñamo, que fue la principal industria de la ciudad, pasando por la artesanía de la palma blanca. Esta última ha pasado desapercibida en el tiempo como consecuencia directa de la gran tradición existente en la vecina ciudad de Elche.

El tronco y las ramas de estas plantas han servido tradicionalmente para crear objetos que, sobre todo en épocas pasadas, se utilizaban para el campo: bancos de tronco de palmera, cestas, escobas, etc. A pesar de lo anterior, en Callosa ha predominado el trenzado y su conversión en ramos artísticamente decorados o la palma lisa, utilizadas fundamentalmente para la celebración del Domingo de Ramos.

En la actualidad, en la comarca de la Vega Baja, tan sólo quedan algunas familias de artesanos de los municipios de Callosa, Orihuela y Redován, por lo que nuestra ciudad presume orgullosa de contar con una tradición que ha pasado de generación en generación manteniendo la confección de las palmas rizadas.

Volver al índice